Discurso de jubilación para profesor y profesor

Sr. Director, queridos colegas, mis queridos alumnos.

En primer lugar, me gustaría agradecerle por esta retrospectiva de carrera muy justa y muy complementaria para mí. Es extremadamente conmovedor verlos a todos juntos para acompañarme en este cambio de vida. Y que cambio ! No creo darme cuenta todavía de que dejaré este establecimiento mañana, como un joven soltero. Pero creo que es más fácil para un estudiante abandonar la escuela secundaria que para un maestro que construyó su carrera allí.

Todos estos años dentro de este establecimiento me han convertido en un maestro satisfecho y un hombre feliz. Floreciente, porque es muy satisfactorio ver a sus alumnos aprender, crecer, evolucionar y saber que estamos contribuyendo un poco, a nuestro nivel, en esta dura transición a la vida adulta. Y feliz, porque siempre he tratado de ejercer mi profesión lo mejor que pude, con la misma pasión de principio a fin a pesar de los tiempos difíciles.

Algunos dicen que la profesión de profesor es la profesión más bella del mundo. No sé, no he probado ningún otro. De lo único que estoy seguro es de que esta profesión me ha traído una riqueza indescriptible, autenticidad y valores fundamentales, tan importantes en el mundo en que vivimos.

He tenido la increíble oportunidad y honor de trabajar con usted durante todos estos años. Este equipo está unido, escuchando, y nunca pensé que estaría tan bien rodeado, eres un gran equipo. Gracias a todos por la atención que pueden haber tenido, por el apoyo que me han brindado para desarrollar nuestros muchos proyectos y por todos sus buenos consejos que he recibido en situaciones delicadas.

Agradezco a mis alumnos que participaron, a través de sus desafíos diarios, en condimentar y enriquecer mi vida. Son la fuente de mi desarrollo profesional pero también personal. Agradezco a cada uno de ellos por su energía y su sed de aprendizaje. Les deseo todo el éxito en los años venideros y una buena vida.

Me retiro del trabajo, pero no de la vida. Podré centrarme en mis otras pasiones, otros proyectos y mi familia, porque como pueden imaginar, la hora de la inactividad aún no ha llegado.

Gracias a todos desde el fondo de mi corazón.